Mirar hacia atrás

¿De dónde viene ese impulso de mirar hacia atrás luego de tomar la decisión de avanzar hacia otro rumbo?

Particularmente cuando termina una relación para la cual ya no hay enmedadura. Sea por engaño, desamor o maltrato, la mente sabe lo que al corazón ya no le conviene.

Será del sentimiento acostumbrado a invocar al pasado. Volvemos la mirada a los mensajes intercambiados, a las selfies compartidas… como para cerciorarnos de su existencia.  Y el ayer impregna las acciones del presente: revisar las redes sociales para ver sus nuevos comentarios y fotos.

O de la ancestral curiosidad y debilidad humana que volvió de sal a la mujer de Lot en su huida de Sodoma.

Pero en términos de supervivencia, cuando ubicamos un pozo seco en el desierto, ya no regresamos a ver si acumuló agua. Más bien miramos hacia adelante, en busca de nuevos manantiales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s