Campo árido

Sus ideas se esparcieron como semillas en mi fértil imaginario.  Y yo lo regué con mis preguntas y aboné con mis anhelos.

Con rapidez echaron raíces.

Pero ahora que sus palabras enmudecieron, el campo sembrado padece una lenta sequía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s