El mejor lugar

Cambia a luz verde y acelero el vehículo, pero un auto sobre la calle perpendicular da vuelta a la izquierda y se atraviesa frente a mí. Tengo que frenar y me molesto.

Especialmente me disgustan las acciones temerarias por solo querer pasar primero o aprovecharse de otros y meterse en la fila.

El siguiente semáforo marca rojo. El carro del conductor imprudente queda justo delante de mí y en eso percibo que cae sobre su vidrio lo que parece excremento de un ave.

Entonces me doy cuenta que yo estoy en el mejor lugar, independientemente de si me toca avanzar primero, segundo o último.

Y resulta una metáfora de cómo se siente mi espíritu: en un muy buen sitio.

Pero aún debo recordarle a mi mente que no debe engancharse con los gandallas, ni con actitudes agresivas o amargosas. Tal vez retrasen mi trayecto por segundos o minutos, pero no me desplazan. Me encuentro en el espacio más adecuado para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s