Tropezar de nuevo

La experiencia nos enseña tal vez a no tropezar con la misma piedra, y los años, a saber con certeza  que caeremos de nuevo con la grava o rocas del camino -¿o de dónde surge entonces el déjà vu?

Aun así, la práctica prolongada nos brinda más gracia para levantarnos o para ver el lado amable.

O como reaccionó una compañera cuando se cayó en un concurrido pasillo de la universidad donde estudiábamos: rechazó con contundencia la ayuda para levantarse diciendo: “primero déjenme reírme a gusto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s