Búsqueda y esperanza

“Si te atrae una lucecita, síguela. Si te conduce al pantano, ya saldrás de él. Pero si no la sigues, toda la vida te mortificarás pensando que acaso era tu estrella”.

En la temprana adolescencia me topé con esa frase (que leí atruibuida a Séneca y ahora no encuentro una fuente confiable para corroborarlo) y la adopté como un principio. Tal vez porque ya entonces sentía andar tras las pistas de mi destino.

Primero me concentré en la búsqueda respecto a amigos, amor, estudios, trabajo, pasatiempos…

Y al encontrarlos, el enfoque pasó a la persistencia para conseguir hermanos del alma, el compañero de vida, una profesión que me llena y aficiones apasionantes.

No he ido en pos de todas las luces, pues en ocasiones las nubes del desconsuelo y decepción me impidieron verlas. Me faltaba fe en las estrellas.

Si bien las búsquedas no acaban, ahora las acompaño de esperanza. Con la frase: “El que pide, recibe; el que busca, encuentra” (Mateo 7).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s