Atrapando certezas

Así como el temor en una pesadilla me impulsa a decirme: “esto no es verdad”, un sueño de felicidad extrema me provoca una incredulidad similar y me devuelve a la realidad.

Los sueños donde experimento certeza amorosa caen en esa categoría. Al despertar, desaparece.

Tal vez mis dudas e inseguridades la ahuyentan en el día a día. O de por sí ya es escurridiza y efímera porque el gusto, el interés y la correspondencia suelen serlo también.

Creo que debo transformar o renunciar a mi noción de certeza y, para empezar, confiar en la existencia del momento.

Concentrarme en la confianza y admiración que despierta alguien tras conversaciones prolongadas, las bromas compartidas, los gestos amables y las muestras de interés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s