La ciudad de mis recuerdos

Si pensara el pasado como una ciudad a la que he dejado atrás, como escuché decir a propósito de practicar el desapego, creo que me concentraría en los recuerdos buenos, pero no querría volver a repetir esa historia.

Me viene a la memoria la  ciudad donde pasé la mayor parte de mi niñez y de la que mi familia y yo nos mudamos; sentía curiosidad de volver y no la descartaba de mis residencias en el futuro.

Pero cuando tuve oportunidad de ir de visita, ya adolescente, me trajo numerosos buenos recuerdos, pero sentía que andaba caminando sobre la nostalgia.

Edificios y avenidas lucían iguales o muy similares, pero los sentía ajenos; los lugares nuevos resultaban desconcertantes, fuera del plano de mi memoria. Mis amigos y conocidos parecían en esencia los mismos, pero yo me sentía distinta.

Aunque disfruté gratamente el regreso, me di cuenta que la ciudad de mis recuerdos ya no sería la de mi futuro.

Si solo pudiera aplicar esa premisa a mis demás apegos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s