Ecuánime

La mayoría de las personas con quienes convivo dirían que soy tranquila y que difícilmente me enojo.

Creencia que generalmente coincide con la mía. Pero a últimas fechas no tanto.

Más bien, no soy tan ecuánime como me gusta pensar y gasto grandes energías en intentar verme compuesta y no alterarme.

Porque, si no, ¿de dónde surgen los ratos constantes de ansiedad y la necesidad de desahogarme?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s