Memoria selectiva

La memoria, esa incansable trabajadora y eficiente procesadora de datos, me evoca profunda admiración y a la vez considerable frustración.

Porque si bien me ha favorecido en incontables horas de estudio y exámenes, gran parte de la información que desearía retener se diluye en el corto plazo.

Y los recuerdos ligados a sentimientos de pérdida y decepción suelen alojarse por largo tiempo; incluso cuando parecían olvidados ciertos detalles, una lectura o imagen reavivan  frases dolorosas y palabras no dichas.

Ojalá pudiera controlar la elección de pasajes, pero al menos habrá que intentar  la sugerencia de Jane Austen en Orgullo y prejuicio: “No se acuerde del pasado si no en lo que puede resultarle agradable”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s