Conversación interrumpida

Sumaban varios días sin que su nombre destellara en mis pensamientos. Hoy ha vuelto y ronda como esas palabras que se quedan mudas al alcanzar la punta de la lengua.

No es porque lo extrañe más. El tiempo ha borrado ya la rutina de nuestras charlas y la confianza en su infaltable respuesta.

Pero cuando intento entablar una plática con un desconocido y los temas no fluyen o les falta constancia para descubrir afinidades, invariablemente recuerdo cómo me entusiasmaba leer un mensaje de su parte.

Acaso es porque no extraño menos las coincidencias, sus buenos modales y la inteligencia de sus frases, y cómo siempre me quedaba con ganas de prolongar la conversación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s