Bestia encantada

Al ver la más reciente versión de “La Bella y la Bestia”, este último personaje me recordó a un viejo amor.

Y no por el físico si no por la forma de activar su mecanismo de supervivencia: el ataque. Lanzar zarpazos de agudas palabras al sentirse amenazado, incluso herir con tal de evitar un corazón roto.

Y al equipararlo con el príncipe del cuento, resulta tentador emular la “cura” contra el hechizo.

Pero en ficción o metáfora, algunos monstruos simplemente no desean cambiar; sin embargo, sobrevivirán entumecidos en su castillo encantado.

Quien esté libre de máscaras y disfraces, que se lance al rescate.

Yo prefiero imaginar a la ”bestia” amada como esos seres mitológicos, maravillosos y raros, que perderían su esencia en caso de transformación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s