Realidad de TV

Como fanática de las series de televisión y consumidora asidua por años, entiendo bien el efecto relajante y de evasión que me provocan.

En un intento por cambiar de hábitos y ser más productiva, hace meses que las series ya no son prioridad en mis ratos libres. Y cuando las veo, hago el esfuerzo de no engancharme.

Si bien los días de la semana ya no corresponden a los nombres de uno o más programas,  en ocasiones he flaqueado.

Porque es confortable ese falso bálsamo emanado de personajes tan opuestos a mí, con dilemas amorosos, actividades emocionantes y solución de misterios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s