Vieja costumbre

Aunque no hay una decepción reciente y mi campo de esperanzas crece, el corazón se duele a ratos, especialmente con una historia o un acontecimiento triste o conmovedor.

Tal vez porque la mente está acostumbrada a creer que el corazón contiene aún amor sin compartir y por multiplicar.

Y contagia al espíritu con una soledad más profunda de lo habitual, pero que también lo une a un conjunto de buscadores empedernidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s