Memorias de sueños

Aunque generalmente no recuerdo mis sueños, entre los pocos aún en mi memoria sobresalen los más felices.

Puedo describir con claridad varios detalles y evocar las emociones dichosas. Y estos ejemplos superan las remembranzas de pesadillas.

Si algunos sueños son más agudos que muchos días de actividades rutinarias, ¿por qué importa que unos sean imaginarios y los otros reales?

Después de pasar poco menos de un tercio de mis días dormida, las experiencias de esa vida alterna también merecen espacio en las remebranzas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s