Torrente incontenible

Rendirse, rendirse, rendirse… me repite la guía en la meditación grabada.

Luce tan sencillo y plácido como empezar a distender el cuello y los hombros… solo concentrada en inhalar y exhalar.

Y sin embargo, resulta como abrir la compuerta de un dique para soltar cualquier emoción contenida, reciente o añeja.

Incluso cuando me siento de muy buen ánimo y positiva, el torrrente fluye.

Y me doy cuenta que aún hay tantos sentimientos que ya no deseo acumular… tanto por ceder, dejar ir, entregar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s